viernes, 28 de septiembre de 2012

El consumismo

¡¡¡Hola a todos y a todas!!!

Hoy vamos a hablar de "El consumismo", que creemos que a todo o casi a todo el mundo le interesa tal y como van las cosas.

No vamos a tratar ahora mismo el consumismo como compra compulsiva, ni vamos a decir que las mujeres son las que consumen más de toda la población, cosa que no es cierta, ya lo veréis.

Para empezar vamos a explicar una poca de teoría, ya sé que a muchos esto no les va mucho pero así lo entenderéis mejor y de una forma sencilla. No queremos agobiaros con teoría de economía, nosotros tampoco somos unos expertos.

Lo primero que vamos a decir es que el consumismo es la acción y el efecto consumir o gastar todo tipo de productos, por tanto significa satisfacer las necesidades presentes o futuras; se le considera el último proceso económico y constituye una actividad de tipo circular. Por esto mismo, se distiguen tres tipos de consumismo:

  • Experimental: compras por curiosidad o novedad.
  • Ocasional: se entiende por consumir de una forma intermitente y no fija, para que nos entendamos, los caprichos.
  • Habitual: ya el nombre lo dice, consumo que forma parte de la vida cotidiana.

Ahora bien, ¿cómo se incentiva el consumo? Pues principalmente por:

  • La publicidad, que convence al público a comprar algo que es muy "necesario" (cuando realmente no lo es) y antes era considerado ese producto como un lujo, al que no se podía acceder antes.
  • La predisposición de usar y tirar de muchos productos.
  • La baja calidad de algunos productos que, curiosamente, tienen un periodo de vida muy bajo y, a la larga, nos salen más caros.
  • También nos influencia el costo (cuánto vale, el precio que tiene), o las típicas ofertas del 3x2, o llevándote el segundo producto lo rebajamos al 30%...
  • Algunas patologías (tales como la obesidad, la depresión, entre otros) hacen que creamos fácilmente en la publicidad engañosa, nos venden una realidad que no existe, que podemos resolver los problemas que tengamos con sólo comprar ese producto o derivados de éste.
  • El desecho inadecuado de objetos que pueden ser reutilizados o reciclados.
  • La cultura y la presión social. 
Las tendencias básicas de los que están detrás de todo esto son tener más y ser más grande que los demás, rapidez para los planes económicos y, sin lugar a dudas, anhelo por el poder.

Nos dejamos muchísima tinta en el tintero sobre consumismo y economía como la renta, el ingreso marginal y el medio, la oferta y la demanda, y un largo etcétera que a muchos ya les sonará de algo. Pero de lo que vamos a tratar principalmente es sobre esto y con lo explicado creemos que nos vais a entender y no os vais a perder en ningún momento. Si por alguna curiosidad, duda o por que no lo entendáis, no seáis tímid@s y preguntad.

El carácter consumista de la sociedad occidental actual y cada vez más el de la oriental, abarca la casi totalidad de ámbitos de la vida cotidiana, como puede comprobarse en el cariz consumista de las fiestas como la Navidad, Semana Santa, Halloween, Carnavales o San Valentín.



Aunque puede ello atribuirse al natural devenir del comportamiento humano desde tiempos inmemoriales, caracterizado por preocuparse en poseer o acaparar más de lo necesario por el mero placer de ser superiores a los demás o simplemente sentirse más seguros, es en el siglo XX cuando surgen distintas iniciativas dirigidas a hacer del consumismo un proceso planificado con el que lograr objetivos empresariales satisfactorios.

A la celebración de la Navidad la rodean por ejemplo más las luces, árboles luminosos y reuniones familiares, que el recuerdo respetuoso de la memoria de quien con su muerte la dio precisamente origen: Jesucristo. Las Navidades (al menos en occidente) son unas fechas para recordar el nacimiento de Jesús (que ya sea o no la fecha de nacimiento exacta es otro cantar), que nació en un pesebre (símbolo de sencillez y pobreza). Al igual que la Semana Santa, por los días de puente o fiesta durante los cuales se realizan viajes cortos e ir de vacaciones que rememorando todo lo que en el fondo significa: la muerte de Jesús en la Cruz.

San Valentín es más de lo mismo, e incluso su origen es más ruin, sí, aunque sea el "Día del Amor" fue una simple invención para hacer a las personas más consumistas.

No sólo son las fiestas, existe también el consumo masivo de alimentos, causando y provocando obesidad en muchos países avanzados y no podía faltar la obsolescencia planificada y percibida.

Para los que no estéis muy metidos con esto, se explicará de una forma sencilla, es una tendendia originada en el siglo XX con el que un producto o servicio se vuelve obsoleto o no funcional, tras un período de tiempo interesadamente calculado por su fabricante. Con el que empezó también a perseguirse el ansiado lucro empresarial, generalmente a costa de los consumidores y del medio ambiente natural.

Hemos dicho que esa "tendencia" es a costa de los consumidores y del medio natural, y os preguntaréis: ¿Cómo repercute esto en el ambiente? No sólo el medioambiente sino nuestra propia salud es la que está en juego por el consumismo, y este vídeo os lo explicará mejor.

                              

Con esto queremos mostrar que con cada producto que consumimos gastamos recursos y añadimos más productos prejudiciales que beneficiosos para la salud. Si para consumir "algo" hacen falta recursos y algunos de estos no son renovables... ¿qué hacemos entonces produciendo más de lo que realmente necesitamos?

La respuesta a esto la da casi de una forma absoluta: La Felicidad. Nos bombardean diariamente con publicidad engañosa que nos incita a comprar y comprar, a pesar de no tener la necesidad de usar dicho producto. El consumismo se vuelve como un estilo de vida en el que si compras adquieres felicidad aunque sea lo que sea que compres no sirva para nada.

Y esto "¿cómo se consigue?" os preguntaréis, pues es muy sencillo, los señores importantes, los peces gordos, empizan a "lavar cerebros" a los niños para que les den la tabarra a sus padres y que así les compren los juguetes que ven en la televisión. No sólo esto es así, sino que ya tienen una inversión a largo plazo debido a que esos niños, ya esclavos de la publicidad, crecerán y serán adultos con poder adquisitivo propio.
                         
 

Para terminar, hablaremos de las "trampas" que nos tienden para conseguir lo que ellos quieren que tengas. La "Gran Jaula" donde todos nosotros entramos voluntariamente y al salir no eres dueño de ti mismo, te borran tu identidad y juegan contigo. 

Los famosos y conocidos Centros Comerciales.

Entramos a los Centros Comerciales para pasar el rato, comprar, ver, andar simplemente, pero a la misma vez y sin darnos cuenta estamos frente a innumerables obstáculos que nos ponen la industria del diseño de estas grandes jaulas y un ejército de profesionales del marketing. 

Nos estamos refiriendo a:
  • Un acceso al Centro Comercial sin obstáculos, sin sobresaltos ni estímulos para poder entrar tranquilos y dejar que nuestra mente se relaje debido a que en ese estado se es más vulnerable.
  • No hay ventanas que den al exterior ni relojes para conseguir que la noción del tiempo pase y no sepamos la hora, no ver que está anocheciendo y seguir comprando.
  • Pasillos con exceso luz y ruido provocado por el material con el que esta hecho el suelo "obligando" asi a entrar en una tienda del mismo centro donde la luz es más cálida y el suelo esté hecho de un material más cómodo al caminar.
  • La posición de los productos de los que quieran vender y llamar la atención siempre a la derecha, ya que según un estudio la gran mayoría tiende a desviarse a la derecha, si os fijais bien hasta los carros de compra se pueden llegar a desviar.
  • Los productos más vendidos están dispersos por la tienda haciendo que el cliente se tenga que recorrer todo el centro y obtener la posibilidad de que vea algo que compre sin necesidad.
  • Cada 4 o 5 años, también depende del Centro Comercial, cambian totalmente la distribución de los artículos para que la gente tenga que buscar de nuevo, ya que si una persona visita demasiadas veces un Centro Comercial termina por aprenderse dónde están las cosas que le interesan y esas "trampas" antes citadas dejarían de existir.
Y por cierto, ¿cuáles son los factores que inducen a comprar? Aunque con algunas palabras los hemos dejado caer un poco en párrafos anteriores, aquí os lo sintetizamos y categorizamos en 5 factores, a saber:

  • Culturales: dependiendo del lugar en dónde vivas y el entorno en donde se mueva la persona, así será el consumidor o estará determinado por este factor.
  • Estatus: el nivel socioeconómico es el que te da poder, estatus o admisión en ciertos entornos y lugares. Cuando el consumo crece, también (supuestamente) crece el nivel socioeconómico.
  • Afectivo: si posees una determinada cosa o no, eres aceptado en un grupo o no. Si posees el objeto que gana admiración o que lo tienen casi todos, puedes conseguir aceptación. Sin embargo, si no lo posees, los demás se extrañan, te dejan de lado, o incluso puede provocar rechazo en la persona que no posee ese bien.
  • Necesidad: aquí influye la necesidad real (y no superflua) de adquirir el producto para la vida de hoy.
  • Masificación: la presión social está a la orden del día, si el producto que anuncian en medios de comunicación, publicidad, o incluso "el boca a boca", lo posee la gran mayoría de la gente, inmediatamente ejerce una presión tal para que la persona que no tiene dicho bien lo consiga cuanto antes para no estar fuera.
Como se puede comprobar, los que más influyen son los de estatus (simboliza el poder), afectivo (sentirse dentro en un grupo de iguales) y masificación (bastante parecido al afectivo, pero a un nivel mucho más global).

José Manuel Pérez nos dice esto sobre la publicidad y cómo la imagen puede llegar a llamar tanto la atención este componente de la publicidad:  "Nuestra sociedad no tiene tiempo para la reflexión o la argumentación, y por eso aprecia la instantaneidad y la inmediatez que le proporciona la imagen. Pero sobre todo, nuestra sociedad aprecia la imagen porque valora más gustar y agradar que el simple convencer. Y, en consecuencia, aprecia la apariencia externa de las cosas, como nunca antes en la historia. Lo que se valora directamente es el diseño y la imagen, e indirectamente, el símbolo y el valor".

Declaraciones del ex-publicista Frédéric Beigbeder sobre la publicidad y el ser publicista. Cómo la publicidad carece de ética y moral con tal de obtener beneficios gracias a las desgracias ajenas.

Y seguramente sabréis, como dijimos al principio del tema del consumismo, de otros temas relacionados con este tema del consumismo, la publicidad, y demás. Desde luego, hay mucho de lo que hablar, y seguramente tocaremos el tema del consumismo en diferentes vertientes o relacionándolo con otros temas. La verdad es que muchos temas dan mucho de sí, se pueden incluso desglosar, y hay tantos factores, tantos detalles que hay que se pueden crear otros temas con ellos. Pero tampoco podemos alargarnos hasta el infinito y más allá, ni podemos pasarnos demasiado.

Como también sabéis, nos gustaría que comentarais y dejaseis vuestras opiniones. Ahora os dejamos la nuestra, la de Cola y Limón, que, aunque sean nuestras opiniones y puntos de vista, quizás veáis en nuestros comentarios otros temas relacionados que sacamos del consumismo a la palestra.

¡No olvides que tu opinión y tu punto de vista nos enriquece, y nos gustaría saberlo!


Hay una frase que digo algunas veces y es "el dinero no da la felicidad pero ayuda" porque en cierto sentido es verdad. No eres más feliz cuanto más dinero tengas sino cuánto te gastes en ti, en caprichos, viajes, cosas innecesarias para la vida diaria, pero que lo compras porque te hace la vida más cómoda y al conseguir esto, eres feliz. Pero en realidad con el dinero es limitado, quiero decir, por mucho que tengas no podrás comprar la propia felicidad, el amor, la inteligencia, salud, belleza e incluso la fe.

Hasta Homer Simpson tiene razón y eso que no la tiene muy a menudo.

             

Y sabiendo esto, la gente sigue comprando y consumiendo, ¿no es increíble? Ya no piensan en ser felices teniendo tal producto sino que si el vecino lo tiene, ¿por qué yo no? Para objetos tecnológicos que no tienes la necesidad de tener el factor más importante es la envidia, sí, digo esto porque creo que todos/as lo habéis visto alguna vez. El vecino/amigo/primo o cualquier persona de tu alrededor se compra un móvil nuevo y a la semana tienes otro mejor, y lo peor de todo es que el que tenías antes funcionaba perfectamente. Esto pasa mucho en los jóvenes de ahora que no tienen todavía muy marcado el valor del dinero.

Dejando a un lado el pecado capital, centrémonos más en el puro consumismo, ya que la envidia en muy voluble y no toda persona se deja llevar de la misma forma por esto.

Para que todo el sistema del Consumismo funcione lo primero que tienen que hacer los "peces grandes", me refiero con esto a los del Gobierno, Marketing y dueños de empresas, es manipularnos, que seamos un mero instrumento para conseguir lo que ellos quieren. Más dinero. Esto se hace, principalmente, mediante la publicidad, nos bombardean con anuncios publicitarios desde muy pequeños y cuando somos adultos prácticamente nos tienen bajo su control.

Si desde temprana edad vemos anuncios de juguetes o algún producto que llame la atención, y ten por seguro que nos llamará, ya que de muy pequeños los colores o lo desconocido siempre llama la atención, y eso los del Marketing los saben muy bien, seremos niños que inconscientemente estamos trabajando para el Sistema el Consumismo, pataleando, llorando o lo que cada niño en cuestión crea conveniente para conseguir lo que quiere de sus padres. Estos padres obviamente se cansan del niño y para que se calle y deje de molestar compran lo que el niño quiere. 
Pasados los años ese niño ve una media de 1000 anuncios por día, o incluso más, lo que hace que su mente sea susceptible para nuevos "ataques" del consumismo. Este niño en cuestión crece con esa idea, comprar es bueno, te ayuda a ser feliz y tener amigos, ya que eres más sociable al tener un móvil con WhatsApp que si no lo tienes.

Va tomando forma el individuo tal como quieren. El último paso es cuando este niño ya es un adulto con trabajo propio, es decir, con dinero propio, este individuo forma parte ya de una familia, la familia del Sistema en el que es complicado escapar.

Dejando de lado un poco la manipulación de los pequeños y cómo estos se comportan frente al consumo conforme van creciendo hasta ser adultos, centrémonos un momento en la obsolescencia programada que me parece un tema interesante.

El fabricante de cierto producto decide cuándo se va a romper poniéndole materiales de peor calidad o chips para bloquear el aparato si este es tecnológico. De esta forma el consumista siempre tendrá la necesidad de comprar porque dependemos de ese aparato. Esto se incrementa cada año, si veis aparatos como lavadoras o frigoríficos antiguos podéis comprobar que todavía funcionan y en el caso contrario funcionaron por muchos años. Ahora no, te dan dos años de garantía que saben perfectamente que por mal funcionamiento no va a suceder nada, a los dos años y medio o tres se rompe cualquier pieza y a comprar otra, ni la garantía sirve ya en muchos casos.

Tengo un frigorífico que tiene 22 años y todavía no ha dicho "hasta aquí he llegado" y sin embargo conozco gente que se ha tenido que comprar dos veces un frigorífico, si es modernísimo, se descongela solo y todo el rollo ese de la alta tecnología, pero a los dos años no te funcionan, por favor, si mi abuela tiene la lavadora que se compró cuando se casó, y de eso hace ya...

Hay muchos ejemplos de este tipo como las impresoras, tienen un chip que pasados X copias la bloquea, por no decir que comprar los cartuchos de tinta te vale más que comprar una impresora nueva que da la casualidad que tiene los cartuchos incluidos.

Las bombillas antes duraban años y años, un claro ejemplo es la famosa bombilla que se encuentra en California, en un hangar de bomberos, lleva encendida más de 100 años, concretamente desde 1901. Las bombillas normales duran entre 750 y 2.000 horas, las lámparas fluorescentes unas 20.000 horas de media. Sin embargo, en 2002 se certificó que esta bombilla llevaba encendida unas 800.000 horas.

Otro ejemplo de este tipo es con las medias que usan las mujeres, cuando se inventaron estaban hechas de un material que no se rompían, incluso eran capaces de tirar de un coche. ¿Por qué ya no se hacen así? La respuesta es sencilla, si no se rompen pues no compras y a ellos fabricarlas no les cuesta nada. Sólo es ganar y ganar dinero.

Esto trae consigo unas consecuencias que parece que nadie ve: son los problemas que causan al medio ambiente. Toda la fabricación de tantos productos que en realidad no son tan necesarios, si se te rompe el móvil pues vale, uno nuevo, pero simplemente porque tengas un móvil anticuado y que te compres otro pues no lo veo yo muy factible la verdad, y me podéis decir "es que no lo compras en realidad, si tienes suficientes puntos te lo regalan", pues ese móvil con los puntos los pagas tú, y encima por muy por encima de su valor. Un móvil de los de ahora son unos 100.000 puntos aproximadamente (50.000 por arriba o por abajo), ¿cuánto tienes que consumir para tener esos puntos necesarios? Creo que alrededor de esa cifra, es decir, te estás comprando un móvil de unos 200€ por 100.000.Y otra cosa, si dais vuestro teléfono y os dan 10 o 20€ no creáis que salís ganando vosotros, todos los teléfonos están hechos con Coltán, un material bastante caro, es como una categoría superior del cobre, así que si ellos os dan 10€ se están ganando 50 o 60€ al vender el Coltán o para utilizarlo para fabricar otro teléfono.

Entre gastar recursos por fabricar nuevos productos y contaminar suelo, aire y agua por la eliminación o depósito de esas cosas que ya no utilizamos nos estamos cargando en parte nuestro Planeta y sólo tenemos uno. Da igual si dentro de 50 años no se puede ni respirar, "ellos" no van a estar aquí y sólo les interesa el presente y cómo no, vivir lo más cómodos posibles con bastante pasta en el bolsillo, no se lo pongamos tan fácil a estas gentes que sólo ven sus intereses y no las preocupaciones ni necesidades de la población en realidad.

Todo esto está muy bien explicado en el documental  "Comprar, tirar y comprar" para aquellos que no lo habéis visto os lo recomiendo e incluso os lo voy a dejar para que los descarguéis.

  1.  http://www.mediafire.com/download.php?9o3gxr2pu01e8b5
  2. http://www.mediafire.com/download.php?33hytsyvxguylsj 
  3. http://www.mediafire.com/download.php?qr4e475864d0fap 
  4. http://www.mediafire.com/download.php?oswkuvrnnbodmi4 
  5. http://www.mediafire.com/download.php?r04d9lfpfjmd3rk 
  6. http://www.mediafire.com/download.php?qktsjgj8d3dw9f8 
  7. http://www.mediafire.com/download.php?r1kd3hr6ao16948 
  8. http://www.mediafire.com/download.php?txk8frdpxk84x3u 

Y es que todo gira en torno al consumismo, únicamente quieren que compres, no quieren hacer la vida más cómoda como pensamos, sólo que consumas para obtener así más dinero.

Para comentar acerca de los Centros Comerciales he encontrado un video en que nos dicen algunas verdades de estos sitios. 
Muchas de las cosas las pienso igual o de una forma similar.


                              


Saltamos a otro tema de este gran problema que es el consumismo, las Fiestas, estas que a todos nos encantan, Navidad, San Valentín, Halloween...

¿De verdad celebramos estas fiestas por su significado? Porque yo creo que no, simplemente celebramos las fiestas para pasárnoslo bien y recibir regalos. En los días que se va acercando Navidad, la televisión se satura de anuncios de juguetes, colonias y otras variedades, los centros comerciales se adornan y ponen sus ofertas, aumentan los precios si acaso y todo el mundo compra algo para regalar en esos días. Y yo me pregunto, ¿sólo quieres a tus familiares esos días? La Navidad no es regalar y demostrar que quieres a tu familia comprándoles algo, sino que simboliza el Nacimiento de Jesús y no otra cosa, estar con la familia en estos días y compartir con ellos buenos momentos sobre todo si solamente os reunís en esos días.

Halloween es el día de los muertos, cada país lo celebra como es su tradición y nosotros nos estamos trayendo la tradición Americana de comprar disfraces y caramelos, ya han venido a mi casa un año niños disfrazados pidiendo caramelos, ¿desde cuándo celebramos nosotros el día de los muertos así? Ese día para mí no es diversión, es recordar a los que ya se han ido y no están contigo, no comer caramelos e ir casa por casa asustando.

San Valentín no sé ni por qué se celebra, es día inventado por el propio Corte Inglés porque no hay fiestas de por medio y sus ventas caían al no vender nada. ¿Solamente quieres a tu pareja una vez al año? Creo que no, sino no estarías con esa persona, yo tengo pareja y sabe lo que opino de San Valentín, no espera que le regale nada ese día pero sí cualquier otro. No le digo que la quiero el 14 de Febrero, se lo digo todos los días y sin previo aviso le puedo regalar algo, que no hace falta que sea comprado.

Hay muchos días señalados así como el Día de la Madre y el Padre en el que las ventas de colonias, corbatas y carteras se disparan. También te acuerdas que tienes madre y padre sólo ese día por lo que parece.

En definitiva, lo que quiero decir con esto es que tenemos Fiestas que celebramos de una forma diferente a lo que en realidad simbolizan, días específicos para que te acuerdes de las personas que quieres e incluso días inventados solamente para que compres, compres, compres y compres, no importa nada más. No nos dejemos engañar por estas falsedades y demostremos a esas personas, madres, padres, parejas y el resto de familia que la quieres un día y al siguiente también, no me estoy refiriendo a que cada día le compres algo, sino que pases tiempo con la familia, que la valores, respetes y le demuestres que la quieres de una forma sencilla como diciéndoselo. Al fin al cabo sólo tenemos una familia y es lo único que nos quedará, los amigos van y vienen y no siempre están contigo.

El lugar donde nacen los niños y mueren los hombres, donde la libertad y el amor florecen, no es una oficina ni un comercio ni una fábrica. Ahí veo yo la importancia de la familia.
Gilbert Keith Chesterton


Consumismo. Palabra que se repite hasta la saciedad en nuestros días, incluso cuando hay crisis mundial. Grandes y pequeñas superficies, el pequeño comercio, los vendedores, ansían que consumamos y puedan obtener ganancias. Si no hay consumismo, no sigue el curso normal de la economía, ya sea de una zona, barrio, ciudad, comunidad autónoma, país... o del mundo entero en general.

Frase de Tyler Durden, personaje de la película "El Club de la Lucha"
Es sorprendente lo que puede llegar a hacer la publicidad, los medios de comunicación, las empresas, para que podamos comprar cosas que en realidad puede que ni necesitemos.

El consumismo no es bueno, si creemos que comprando vamos a ser felices o conseguir satisfacción personal creo que estamos equivocados totalmente. ¿Contra quién tengo que competir, con el vecino, con el hermano, con el primo, con el amigo, con la persona que más odio en el mundo, para decir "Oh, mira qué guay soy, yo tengo esto y tú no"? ¿Por qué tengo que tener determinados objetos, o este número determinado de objetos, para ser feliz? ¿Estamos llenando con objetos y consumismo el vacío que tenemos nosotros en el interior, y en realidad, somos personas vacías?

Os citaré lo que dice el antropólogo Marvin Harris, a ver lo que os parece, y reflexionad sobre sus palabras:

Tras la aparición del capitalismo en la Europa occidental, la adquisición competitiva de riqueza se convirtió una vez más en el criterio fundamental para alcanzar el status de gran hombre. Sólo que en este caso los grandes hombres intentaban arrebatarse la riqueza unos a otros, y se otorgaba mayor prestigio y poder al individuo que lograba acumular y sostener la mayor fortuna. Durante los primeros años del capitalismo, se confería el mayor prestigio a los que eran más ricos pero vivían más frugalmente. Más adelante, cuando sus fortunas se hicieron más seguras, la clase alta capitalista recurrió al consumo y despilfarro conspicuos en gran escala para impresionar a sus rivales. Construían grandes mansiones, se vestían con elegancia exclusiva, se adornaban con joyas enormes y hablaban con desprecio de las masas empobrecidas. Entretanto, las clases media y baja continuaban asignando el mayor prestigio a los que trabajaban más, gastaban menos y se oponían con sobriedad a cualquier forma de consumo y despilfarro conspicuos. Pero como el crecimiento de la capacidad industrial comenzaba a saturar el mercado de los consumidores, había que desarraigar a las clases media y baja de sus hábitos vulgares. La publicidad y los medios de comunicación de masas aunaron sus fuerzas para inducir a la clase media y baja a dejar de ahorrar y a comprar, consumir, despilfarrar o gastar cantidades de bienes y servicios cada vez mayores. De ahí que los buscadores de status de la clase media confirieran el prestigio más alto al consumidor más importante y más conspicuo.
Parece ser que consumismo es igual a capitalismo, pero aún si tuviéramos comunismo, la cosa no creo que avance para mejor. Ahora todo el mundo ansía tener determinadas cosas, o las mismas cosas que los demás, o cosas caras, cosas exclusivas (lo novedoso), lo que esté al alcance de unos pocos... ¿pero acaso teniendo esas cosas, somos mejores, somos más felices, conseguiremos otras cosas más fácilmente?



Creo que el consumismo tiende a desembocar en otras cosas: falta de identidad, inseguridad, poca capacidad de decisión, materialismo, alineación, poca autoestima, superficialidad, anhelo de un poder utópico, falsa sensación de fama y liderazgo, vacío interior, imitación a causa de las celebridades, manipulación al consumidor... Más o menos relacionado todo esto con los factores e incentivos, además de supuestas "motivaciones" para incentivar el comercio, compra/venta y consumismo.

Informándoos un poco, existe una corriente llamada "anticonsumismo". Como su propia palabra indica, está totalmente en contra de esta práctica tan arrolladora como lo es el consumismo, y sobre todo, en estos tiempos que corren. En realidad, es parecida a un activismo anticorporativo. Está ligado a la defensa de los animales, activismo ecológico y altermundismo. ¿De dónde proviene esta oposición al consumismo? Principalmente de dos fuentes: la religión y el activismo social.

El anticonsumismo relaciona el consumismo y el materialismo, atención, con las guerras, el crimen y el malestar social en general.


Pero, afortunada o desgraciadamente, no olvidemos que estamos en una sociedad de consumo. Donde los bienes y servicios se consumen masivamente.

Cuántos recursos (y derroche y desperdicio de ellos) importantes y valiosos se utilizan para que la publicidad y las promociones de productos y servicios hagan su trabajo, y estos nos creen unas necesidades innecesarias y deseos de poca importancia; y que mientras no se cubran nuestras necesidades más básicas e importantes.

Es curioso, pero gracias a las técnicas de marketing, de consumo y publicidad, la gran mayoría de la sociedad está influenciada por ellos, es como si la población se hubiese rendido. Nosotros somos peones, sencillamente hablando. El sistema capitalista ha sido quien ha creado lo que nos gusta o lo que no nos gusta, porque gracias a la publicidad y comercios, es lo que nos pone a la vista para poder comprar esos productos o servicios. Nos hemos convertido en una masa de consumidores, no personas individuales y con gustos diferentes o propios. Y gracias al marketing, que nos influye de manera increíblemente fácil, logra que tengamos necesidades "inútiles" y "falsas".

Para el medio ambiente esto es penoso. Se sacan casi recursos naturales donde no los hay, se agotan, se explotan de tal manera que la propia Tierra no tiene suficiente tiempo para regenerarse y poder producir por sí sola más recursos. Sin contar que se vierten sobre ella toneladas y toneladas de desperdicios y residuos que dificultan la tarea de regeneración. No olvidemos que, sin esos recursos, la humanidad dejaría de existir. Por lo tanto, desde un punto de vista ecológico, la sociedad de consumo es insostenible.

También el consumismo acentúa la desigualdad, en cuanto a la riqueza y bienes materiales. Los países más pobres tienen que renunciar a algo tan básico como es la alimentación para así satisfacer a los ricos, a los que pagan más dinero, y utilizar esos recursos para el beneficio de los países más ricos. Esto nos plantea lo siguiente: si todos los países tuvieran el tren de vida y de consumismo como los industrializados, los recursos naturales, necesarios y básicos (se suelen decir que son de primer orden) se acabarían agotando en poco tiempo. Eso desembocaría en problemas muy graves, tanto políticos, económicos, morales y éticos.



Muchos también caemos en lo que es la publicidad engañosa. Creemos que los que nos ofrecen en la televisión, como por ejemplo las cremas antiarrugas, yogures que regulan tu tránsito intestinal, batidos que rebajan tu colesterol, cereales que reducen tu línea, nos solucionarán las cosas. No podemos frenar el paso de la edad con una crema, ni un batido rebajará tu colesterol si no llevas una vida sana... Productos que parecen "milagrosos" y que recurrimos a ellos ciegamente como único recurso que hay, en vez de emplear otros métodos. Pero más del 90% de la publicidad que se emite en televisión, revistas, periódicos, radio e incluso en Internet, es totalmente engañosa. En resumidas cuentas, definiendo lo que es esto, la publicidad engañosa es aquella que utiliza mensajes con afirmaciones que son distintas a las características, ventajas, beneficios y/o desempeños reales del producto o servicio y que inducen al error afectando el comportamiento económico de los consumidores o perjudicando a un competidor. Es aquella que realiza afirmaciones engañosas, exageradas o falsas acerca del producto o servicio y que afectan al bolsillo del comprador y/o perjudican a algún competidor (práctica comercial desleal).

Hay tanto que decir que creo que no sé si podría poner algo más... son tantas cosas... Por eso creo que, aunque lo que haya escrito a veces parezca que ya se ha escuchado de antes, o que mucha gente sabe lo que  he dicho por aquí, es bueno informarlo. Y sí, seguramente me habré dejado muchas cosas en el tintero, que, por supuesto, se hablarán en otros temas que, seguramente, estén relacionados con el consumismo y publicidad (me gustaría hablar y hacer un tema, por ejemplo, de la publicidad y consumismo sexista, que también creo que es un tema interesante y un tanto largo). También está la publicidad subliminal, la engañosa, etc.Y como ya estáis viendo, apoyo lo que dice Kudo/Cola y lo que hemos escrito entre los dos (más Kudo en su mayor parte en el tema introductorio), de que no tenemos que dejar influenciar por lo que tienen los demás o lo que te vende la publicidad.

La publicidad nos quita libertad y poder ser nosotros mismos. Y cuanto menos publicidad se vea, mucho mejor, y así viviremos más felices.

5 comentarios:

  1. Muy buena entrada. Es un poco difícil huir del consumismo en nuestra sociedad. Pero tenéis mucha razón.

    El reportaje "Comprar-Usar-Tirar" lo de la obsolescencia programada los vi por la televisión porque un amigo me lo recomendó. Y me quedé a cuadros de como nos hacen gastar y comprar en cosas que pueden ser mas o menos necesarias (electrodomésticos como una lavadora o nevera) que los fabrican para que se rompan pronto y tengas que comprar otro. Es increíble como nos manipulan y como nos dejamos manipular.

    ResponderEliminar
  2. Nuevo dato acerca de lo que puede hacer el consumismo que por lo menos para mí es curioso.

    Todos conoceís el Actimel y lo que hace no? pues bien, el L Casei que nos tomamos con el Actimel lo "fabrica" diariamente nuestro cuerpo como meras defensas, si nos tomamos el dichosos Actimel como nos dicen en el anuncio "Todos los días para desayunar" lo que hacemos es que nuestro organismo se acostumbra a recibir esa sustancia de forma externa y que no produzca nada o casi nada por lo que nos hacemos dependiente al Actimel.

    ¿Qué opinaís de esto?

    ResponderEliminar
  3. Es cierto. Muchos de mis profesores lo admiten en clase. Y no solo eso sino que los yogures que venden para reducir el colesterol o la HTA son un timo. Directamente no está demostrado que reduzcan las cifras. Está claro que daño un yogur no te va a hacer pero te está dando una falsa seguridad sobre sus beneficios que no posee.

    Y lo de la dependencia del Actimel es muy cierto. El organismo se hace vago.

    ResponderEliminar
  4. Los yogures es cierto que son buenos porque están hechos con bacterias que son buenas para nuestro organismo y nos ayudan a tener mejor digestión entre otras cosas pero de ahí a bajar colesterol y cosas de esas no. Eso solo se baja con una buena alimentación y ejercicio no con un producto específico.

    Muchas cosas se hacen así para que nuestro cuerpo se haga vago como dices y así poder vender más y más.

    Otra cosa que hacen las empresas del yogur es meter al mercado yogures caducados, me explico, cuando a un supermercado/tienda les sobran yogures y están a punto de caducar los mandan a la fábrica, estos les quitan la tapa a todos y ven si todavía se puede mantener o no, les ponen otra tapa con otra fecha y de nuevo al mercado.
    Me he encontrado muchos yogures caducados cuando la fecha decía claramente que caducaban en 2 semanas o incluso en 3.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, pues lo prometido es deuda, y aunque un poco tarde aquí ando de nuevo (últimamente estoy mas liado que la pata un romano)...

    Este tema es interesante, el documental de la obsolescencia programada ya lo había visto, y lo flipé en colores con lo que en él explicaban. Y me pareció de admirar el tesón del chaval de la impresora para evitar que le estafaran (negándose a pasar por el aro, si señor). En cuanto a lo de que tenga uno que regalar por compromiso es algo que nunca me ha gustado, si me apatece hacerle un presente a alguien no tiene por qué ser navidad o san Valentín o similares. En cierto modo te están creando una necesidad que antes no tenías. Cada día te meten por los ojos multitud de avances técnicos en cachivaches de la más diversa índole, que a los pocos meses se quedan obsoletos. La gente se endeuda para estrenar coche cada pocos años, irse al Caribe de vecaciones y cambiar de móvil anualmente, y cuando llegan las facturas vienen las penas y las manos en la cabeza. Yo creo que ante estas situaciones lo primero que cabe preguntarse es: "¿realmente necesito este producto?". En caso negativo, por más rebajado que lo encontremos ya nos está saliendo caro. Yo llevo mas de dos años con el mismo teléfono y me sigue siendo de la misma utilidad que cuando lo compré. Antes de dejarse embaucar con innumerables características técnicas creo que hay que reflexionar sobre cual es el uso que vamos a hacer de lo que compremos, y si realmente nos merece la pena desembolsar un pastizal por algo que no vamos a usar al 100% de sus posibilidades, bien por no necesitarlo o bien por no saber usarlo lo suficientemente bien. Es mi humilde opinión.

    Saludos, un gusto leeros. :)

    ResponderEliminar

Cute Pink Kaoani